¿Cómo debe ser el hosting de un e-commerce?

¿Cómo debe ser el hosting de un e-commerce?

A medida que crece el comercio electrónico se diferencian más sus necesidades del resto de sectores, y eso, evidentemente, afecta también a la tecnología. Entre otros elementos, su alojamiento web pide unas condiciones a medida de las empresas dedicadas a la venta online.

A diferencia del hosting genérico, el alojamiento especializado de tiendas online debe poner el foco sobre los aspectos del hosting más críticos para un e-commerce, que son:

  1. Disponibilidad: Cualquier usuario, en todo momento y en cualquier lugar, debe poder acceder a la tienda online. Arquitecturas redundadas, balanceo de carga o servicios de CDN en países estratégicos son algunos de los servicios indicados para este propósito.
  2. Tiempo de carga: Lo impregna todo, desde el SEO hasta la experiencia de usuario, por eso es fundamental que un e-commerce responda con fluidez de manera estable. Para ello, no sólo el hardware, el software y la tecnología son importantes: el data center del proveedor de hosting, además de robusto, debe estar ubicado en punto neutro de intercambio de tráfico y contar con acuerdos de peering allí donde quiera operar el sitio web. Las latencias deben ser mínimas.
  3. Flexibilidad: La solución no sólo tiene que ser fácilmente escalable, también debe estar hecha a medida del código, el contenido y la tipología de cada tienda online, ya use código propio o un CMS como Prestashop o Magento. Plataformas cloud escalables, acceso vía red privada al código web para los programadores, entornos seguros de desarrollo o gestión de bases de datos son servicios clave para poder crecer o decrecer ágilmente cuando sea preciso.
  4. Gestión ininterrumpida: Una tienda online no cierra, su servicio técnico tampoco. Ya que toda tecnología puede fallar, no sólo es importante resolver problemas con rapidez, sino anticiparse a ellos. Tanto la gestión como el soporte deben ser proactivos y 24x7x365 para que cualquier incidencia tenga su réplica en el menor tiempo posible.