fbpx
Factores importantes al crear un servicio de hosting de calidad SEO

Factores importantes al crear un servicio de hosting de calidad SEO

A la hora de emprender el camino hacia el mundo online, las compañías deben tener en cuenta una serie de factores que condicionarán los resultados y los retornos de inversión. Uno de estos aspectos de vital importancia es el hosting web que se integrará en la plataforma online del servicio en cuestión.

Un servicio de hosting de calidad debe de cumplir con ciertos estándares, como la seguridad, la estabilidad y la velocidad de carga, a parte de muchos otros factores que también contribuirán a obtener buenos resultados en la web.

¿Qué es un servicio de hosting?

Un servicio de hosting es un espacio físico en el que se instala el servidor, que lleva un registro de las páginas web al crearlas. Cuando una compañía decide alquilar por un servicio hosting, en realidad está pagando por un espacio en el que se guardarán los archivos de tu página web y el cual se mantendrá siempre conectado a Internet, de modo que los usuarios pueda acceder a la URL de la firma.

¿Cómo debe ser un hosting web de calidad?

Un hosting web de calidad SEO debe aportar todas las garantías esenciales para que se aloje con éxito una web, manteniendo siempre la seguridad y garantizando buenos resultados en las búsquedas web.

Por ejemplo, el almacenamiento y la tecnología de almacenamiento son factores importantes a la hora de escoger un hosting. Actualmente, existe el hosting que permiten almacenar datos en la nube o en discos SSD de última generación.

Estos espacios aportan velocidades de lectura y escritura de datos superiores a los discos SSD, los cuales se suelen emplear en los ordenadores domésticos y pueden responder rápido a las consultas de tu página. Para poder alojar todos los elementos básicos de una página web simple, la compañía necesitará al menos 15 GB.

Otro aspecto notable es la transferencia de datos, ya que cuando un usuario acceda a la página web, el hosting debe ser capaz de enviar los datos al navegador. A pesar de que el sistema se basa en la caché de la página web, cuando se sobrepasa la transferencia mensual de datos, la página web cae o el hosting exige cargos extra. Por consiguiente, un buen hosting debe permitir una transferencia de datos mínima de 50GB.

Por último, un hosting resistente dispone de las últimas tecnologías para aportar los mejores tiempos de respuesta, así como una mayor velocidad de lectura y transferencia de datos. Debido a que los ataques a páginas web son cada vez más recurrentes, el hosting debe de estar preparado para saber combatir las sobrecargas de los servidores o los ataques SQL injection.

Fuente: https://comunicacionmarketing.es