fbpx
La soberbia en Linux aparece una vez más con el fin de soporte a Windows 7

La soberbia en Linux aparece una vez más con el fin de soporte a Windows 7

La soberbia en Linux volvió a manifestarse. Esta vez la excusa fue el fin del soporte a Windows 7. Pero, se ve en el trato a los nuevos usuarios y sus dudas. O, en el uso de palabras como Hasefroch o Winbug$.

Todas las propuestas de reemplazo a Windows 7 que leí coínciden en algo. Hay que recomendar distribuciones fáciles. Los que vienen de Windows no quieren algo nuevo ya que solo pueden usar algo parecido a lo que conocen. Y no hay que decirles nada acerca de la terminal.

Tampoco preguntemos que necesitan. Ni incluyamos distros que no nos gusten. Nosotros sabemos mejor que ellos lo que necesitan.

Tienen suerte de tenernos.

Spoiler
La mayoría se van a pasar a Windows 10. O, van a seguir en Windows 7.

La soberbia en Linux y lo que debemos cambiar

La Real Academia Española es clara:

Soberbia:
1. f. Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros.
2. f. Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás.

Los usuarios de Linux solemos vanagloriarnos de las 4 libertades del software libre. Que la mayoría de nosotros no sepa leer código y eso haga a las 4 libertades decorativas es irrelevante. Otros se creen superiores por no usar instaladores gráficos ni otros facilitadores. Dejan de lado el hecho de que se limitan a seguir un tutorial. Se los sacas y están perdidos.

La gran preocupación del creador de Linux esta semana no fue como facilitar la transición de los usuarios de Windows 7. Estaba muy entretenido discutiendo por un sistema de archivos de uso minoritario.

Dentro de las comunidades a cargo de proyectos de código abierto fuimos de Guatemala (Una meritocracia con los programadores como reyes absolutos) a Guatepeor (La dictadura de la corrección política en donde es más importante ser de una minoría que los aportes que haces)

Miremos la lista de proyectos de la Linux Foundation. Todos enfocados a las grandes tendencias de la industria. Nada dirigido a crear el próximo Facebook o iPhone.

Somos Linux, estamos basados en la GPL y cumplimos con las 4 libertades del Software Libre. ¿A quién le importa que una tarjeta de video funcione a la mitad de su capacidad por falta de un driver decente? ¿Por qué no nos están usando?

No nos usan porque no sabemos quienes son y que necesitan de nosotros.

Microsoft vio que los programadores querían usar Python y no Visual Basic. Que Silverlight no podía nunca reemplazar a Flash, pero si HTML5 y que en la nube los clientes preferían soluciones de código abierto. La empresa vale más en bolsa que cuando era un cuasi monopolio.

Recién ayer 17 de enero, el código abierto apareció con una alternativa competitiva a Office 365 y Google Docs. Se trata de Nextcloud Hub, una plataforma autoalojada que permite la edición colaborativa de documentos, la gestión de calendarios y el manejo de fotos con geolocalización.

Mientras nosotros seguimos sacando forks y más forks de distribuciones para PC, Microsoft está testeando su sistema operativo de escritorio en la nube. Por ahora solo está disponible para el ámbito corporativo, pero no tardará en extenderse a los usuarios comunes.

Y, ya no es necesario comprar una licencia para tener Windows 10. El programa Insider Preview te permite usarlo gratis (lo hago hace años y aunque es una versión técnicamente inestable jamás tuve problemas). O se puede pagar una cuota mensual por W10 y Office 365 sin tener que preocuparte por las actualizaciones. El sistema se ocupa de todo.

Lo que el usuario quiere

Hace un par de días en las redes sociales hice la pregunta inversa ¿Qué distro recomendarías para alejar a los usuarios de Windows 7? Dejando de lado a los que no entendieron la pregunta y los prejuicios, las ganadoras fueron Arch Linux, Gentoo y Linux From Scratch. Todas distribuciones cuya instalación requiere el uso intensivo de la línea de comandos.

Pero, conozco usuarios de Windows que usan la línea de comandos todo el tiempo. De hecho. PowerShell, la herramienta de línea de comandos de MIcrosoft tiene versión Linux y se puede instalar como paquete Snap. Por el otro lado hay usuarios de LInux que quieren limitarse a pulsar botones y que el sistema se ocupe de todo. Para ellos se hicieron distribuciones como Linux Mint o Manjaro.

Tal vez, si dejamos de lado los prejuicios y nos decidimos a salir de la torre de marfil, logremos que sea el año de Linux en algún lado.

Leave a Reply